A través del proceso de desarrollo de esta personalidad adictiva, la persona adicta, inutiliza cada vez más la parte de su personalidad no adictiva, racional y consciente, perdiendo a la vez la capacidad de intervenir en dicho proceso generando distintas consecuencias, como por ejemplo: descuida sus relaciones íntimas, pierde la confianza en la gente de su entorno, se acostumbra a un funcionamiento egoísta, se aísla y se distancia de la realidad social y familiar para proteger su adicción, confundiendo la intensidad del cambio producido con intimidad emocional.

Se hace preciso, por tanto, conocer como el uso de drogas influye en la vulnerabilidad de la persona adicta, para desarrollar dependencia tanto en ella como en su familia, para poder crear conciencia de que esta enfermedad requiere de un tratamiento completo e integral en adictos y familiares.
 
 AERGI.Alcohólicos en Rehabilitación Gipuzkoa
943 37 42 90 / 688 86 15 51
aer.aergi@gmail.com