La Asociación Americana de Psiquiatría (APA) incluye el juego patológico como uno de los trastornos de control de impulsos, entendiendo como tales aquellos que suponen un impulso irresistible a realizar actos dañinos para uno mismo o para los demás.

El juego patológico es situado dentro de las adicciones “no tóxicas”. En él se muestra, además de un trastorno de control de impulsos, un comportamiento de juego desadaptado, recurrente y persistente, dificultades para resistir la tentación de juego, incremento de la tensión antes de la realización del acto, con arrepentimiento o no posterior al mismo.

Los juegos de azar en España se dividen en tres grandes grupos:

.

I. JUEGOS PRIVADOS

  • Casinos: En esta modalidad se requiere un cierto nivel de conocimientos previos del juego.

aergi-adiccion-juego-ruleta

  • Bingos: Juego de azar puro sin intervención de habilidad alguna por parte del jugador. Destaca por la inmediatez de percepción del premio.

aergi-loteria-bingo-adiccion

  • Maquinas Recreativas y de Azar:
  1. Máquinas de tipo A: meramente recreativas y de pasatiempo en la que prevalece la habilidad del jugador.
  2. Máquinas de tipo B: Máquinas tragaperras con premio no superior a 20 veces el fijado para la partida.
  3. Máquinas de tipo C: Sólo pueden ser instaladas en casinos. Premio de hasta 400 veces el valor de la partida.

aergi-juego-adiccion-casino-maquina

II. JUEGOS DE GESTIÓN ESTATAL:

Loterías y apuestas del Estado:

  1. Juegos pasivos: Lotería Nacional.
  2. Juegos activos: Quinielas, Primitiva, Bono-Loto, Lototurf, etc.

III. ONCE.

aergi-adiccion-juego-loteria

Con la legalización del juego, a partir de 1977, el número de personas afectadas por el trastorno se ha ido incrementando hasta situarse al nivel de países con más de 20 años de juego legalizado, siendo las máquinas tragaperras de tipo “B” un 41% del juego mayoritario. Les siguen los Juegos Activos con un 18%, los Juegos Pasivos con el 14%, la Once 7%, Bingos 12% y Casinos 8%.

Se estima, a nivel estatal, una prevalencia de jugadores patológicos de 1,5% en la franja de edad de más de 18 años y del 2% en niños y adolescentes (Becoña y Cols. 1995).

Es importante señalar la incidencia las máquinas tipo «B», como juego privado de mayor gasto, lo que se traduce en que las personas que acuden a tratamiento son, en un 80%, adictas a ellas. Si bien es cierto que, a medio plazo, estos índices de incidencia tienden a verse superado por los denominados “casinos virtuales”.

aergi-adiccion-juego-online

ASPECTOS QUE INFLUYEN EN EL POTENCIAL ADICTIVO DEL JUEGO

1.     Nivel de participación e intervención del jugador:

El potencial adictivo se incrementa exponencialmente con la creencia (falsa) por parte del jugador de poder incidir en la probabilidad y valor del premio mediante la manipulación de botones, palancas, etc.

2.     Inmediatez del resultado:

Este es uno de los factores de refuerzo más importantes. Los juegos con resultado (premio) inmediato (no aplazado) son los más adictivos.

3.     Valor de la apuesta:

Tanto máquinas tipo “B” como bingos están al alcance de casi cualquier bolsillo, lo que unido a la inmediatez y cuantía de los premios, constituye un sesgo de actuación muy potente.

4.     Refuerzo intermitente de razón variable:

Un premio inicial hace previsible para el jugador la aparición de nuevos premios. Intermitentemente cercanos o no, asientan el refuerzo positivo en la mente del jugador y le conducen a la búsqueda incansable de nuevos premios a pesar de todo tipo de pérdidas o desastres.

5.     Estímulos asociados al juego:

Elementos audiovisuales llamativos que reclaman al jugador. Premios estruendosos. Toda una parafernalia que hace más atractiva la aproximación y condiciona los estímulos en la mente del jugador.

6.     Rapidez de respuesta:

Un ritmo alto y exigente de juego constituye un riesgo adictivo importante, ya que provoca activación e incremento tensional en los jugadores.

7.     Accesibilidad y disponibilidad:

En España, las máquinas de tipo “B” no tienen apenas restricción para su instalación. Se pueden encontrar sobre todo en bares, constituyendo un importante soporte económico para los mismos. Se han convertido en un fenómeno masivo.

aergi perfil jugador

PERFIL DEL JUGADOR

El jugador patológico tiene un perfil sociodemográfico peculiar. Hablamos de una mayor presencia de hombres (84,2%) frente a mujeres (15,8%). La edad media se sitúa en torno a los 36,5 años. 45,6% casados. 43,9% solteros. 8,8% separados y 1,8 divorciados. Un 42,1% sin graduado escolar. 38,6% con graduado escolar. 15,8% con bachiller finalizado.

El perfil del jugador en rehabilitación es 90% hombres y 10% mujeres. 55% de 40 años o menos. 79% laboralmente activos y 21% parados. 75% con estudios básicos. 10% estudios secundarios. 5% FP y 10% universitarios. 37% casados. 63% separados, solteros o divorciados.

El perfil psicosocial del jugador patológico indica un pérdida de control sobre el impulso de juego o de la capacidad para dejar de jugar. El juego se convierte en una necesidad imperiosa a pesar de sufrir pérdidas repetidas y/o cuantiosas, debatiéndose entre sentimientos de culpa y autocompasión.


  • Descárgate el texto completo del post en formato Word: Descargar