Una de las características de la sociedad actual es el empleo de fármacos para modificar «más o menos voluntariamente» los rasgos de personalidad y la relación con el entorno. Una sociedad sometida cada vez más a presiones y exigencias de todo tipo, en la que la competencia demanda esfuerzos infatigables, llevando a las personas a estados de tensión extrema, lo que da como resultado que cada vez se recurra más a las drogas  como un mecanismo para afrontar (supuestamente con mejores armas) el continuo reto social, o bien, por el contrario, para evadir una realidad que se ha vuelto inmanejable, de manera que hay drogas tranquilizantes para combatir el estrés, y las hay estimulantes para aumentar la capacidad de trabajo, también para superar la depresión  y otras que llevan a quienes las consumen hacia un mundo de sueños y alucinaciones.
  
ALCOHÓLICOS EN REHABILITACIÓN GIPUZKOA
AERGI
943 37 42 90 / 688 86 15 51
aer.aergi@gmail.com